René Portocarrero

Pintores cubanos > René Portocarrero
Cuadro René Portocarrero

Su formación como pintor fue esencialmente autodidacta. En 1934 organiza su primera exposición personal en el Lyceum, La Habana. Trabaja como orientador en el Estudio Libre de Pintura y Escultura, La Habana (1937), y sus dibujos se publican en las revistas Verbum, Espuela de Plata y Orígenes. Enseña dibujo hacia 1942, en la Cárcel de La Habana. Allí pinta un mural religioso, y al año siguiente realiza dos óleos para la Iglesia de Bauta.

Por entonces inicia significativos ciclos de trabajos tales como Interiores del Cerro, Festines y Figuras para una Mitología Contemporánea, que tienen gran peso en la definición de su estilo.


En 1944 desarrolla una serie dedicada a paisajes campesinos interpretados con sofisticado lenguaje naif y expone de manera personal en Julian Levy Gallery y en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Dos años después aborda el tema de las fiestas populares en una amplia serie de pasteles, y comienza a decorar piezas de cerámica en el Taller de Santiago de las Vegas. Concibe en esa técnica el mural Historia de las Antillas para el hotel Habana Hilton. Otros murales serían realizados por él en el Hospital Nacional (1961) y el Teatro Nacional de Cuba. El motivo de las mujeres ornamentadas y las Floras, dio tema para una de sus series más conocidas que se exhibió en la XXXIII Bienal de Venecia.

Su costumbre de trabajar en extensos ciclos a partir de motivos centrales da lugar en 1962 a la exposición Color de Cuba, compuesta por imágenes religiosas vinculadas a la santería cubana, mujeres ornamentadas y figuras de carnaval; éstas últimas son objeto de una serie especial de trabajos sobre papel que titula: Carnavales (1970-1971). El Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana le dedicó una amplia exposición retrospectiva en 1967.


Obtuvo numerosos premios, entre los que se destacan el Premio Internacional Sambra, recibido por el mejor conjunto presentado en la 7ma Bienal de Sao Paulo en l963. Asimismo le fueron conferidas varias distinciones y condecoraciones entre las que sobresalen la Orden de la Cultura de Polonia, máxima condecoración otorgada por este país a intelectuales extranjeros; Orden Cirilo y Metodio de segundo grado, de Bulgaria, l976; Orden Félix Varela de primer grado que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba, y en 1982 le fue impuesta "El Aguila Azteca", máxima condecoración que otorga México a una personalidad extranjera.

En l979 es nombrado miembro consejero de honor de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos de la UNESCO.